domingo, 20 de junio de 2010

Desde el puerto


Desde el Puerto

Recordando que en algún mes de septiembre,
en aquella esquina de nuestra tierna noche,
le lloré a nuestro mar,
el no querer derrumbarme.
Mientras todos alrededor juntos,
mientras todos en esplendor,
elogiaban todo su amor:

Apareció tu dulce esencia del cielo de mar...

No sé si aún somos sólo amigos.
Ya me da igual.
Porque sé que ya nunca estaremos unidos
Solitariamente, viviremos por individual

Pero cuando siento que la oscuridad me absorbe:
Necesito de los brazos de alguien para sostenerme.
Me sentía como encerrada en ese sobre,
donde tú, dichoso mío, venías a corromperme.

Al otro lado de las olas te conocí
y te rompiste en mi corazón sin dudarlo.
Siempre cerca junto a mi...
Siempre sin llegar a pensarlo...

Al otro lado de las olas me sonreías.
Al principio creí que tú sí me comprendías.
El único deseo que he dejado es quedarme...
Porque  he llegado al límite y  necesito olvidarme
de tú sol quemante, de tú patética soledad,
ese carisma tuyo y benévolo sentido de  amabilidad.

Y ahora sabiendo que ya no hay nada de playa...

Sólo pensaré en ti como en alguien importante.
Siempre abrazaré tu solemne existencia en mi corazón.

Si tan sólo volvieras a ser aquella máscara,
aquel que me mostró bondad en su rostro.
Siendo ahora una imagen dolorosa en nuestras mentes,
siendo una tremenda tempestad en el cielo

Quisiera proteger esa sonrisa tuya,
pero no me dejas abrazarte.

Ya no podía mirarte.
Ya no podía hablarte.

¿Es justo hacerle eso a la persona que te dio su alma?

¿Deberíamos alejar un poco nuestra distancia?
¿Qué más se necesita para quererte?
¿Empezar aquel hermoso e idílico principio?
¿Devolverte la mirada cuando lo desees?

Este mar de lágrimas me hunde poco a poco.
Este grandísimo mar de soledad con un solitario puerto.



Pidiendo que lo que fue tú agradable calidez,
se encierre dentro del fondo de mi corazón,
te responderé a tu última pregunta con sensatez:

Sí, te amo.

Siento por ti algo muy fuerte e intenso,
y he tratado de sacarte de mis sueños...

Aún no comprendo tu incomprensión del momento...

Estaba asustada, pero no de tu pregunta,
tenía miedo de perderte a cada momento,
porque sabía que era el final.
Elegiste aquel puerto donde todo comenzó.
Era realmente doloroso que allí terminara.


A pesar de que hay un escenario
 que nació recientemente en mis tristes sueños...
Seré tan firme en mi decisión como aquella vez,
 y solamente miraré hacia el  largo camino por recorrer,
para continuar viviendo y extender las alas dentro de mi corazón.

Sin importarle a nadie mí patético destino,
no quiero arrepentirme de haberte conocido.
Porque en la tristeza existe coraje,
y así sigo creyendo en llegar a alcanzar
ese resplandor de sol tuyo que,
retorna cada noche en mis sueños.


Donde quiera que mí mirada alcanza la imaginación
ahí se supone donde debo empezar de nuevo.
Si no me rindo
puedo volar a cualquier lado...
 *
Al fin, he cambiado.
pero he vuelto a ser yo.
Y ahora puedo amarte a mi modo.

Callada, reflexiva y sola,
en este profundo océano de sueños.
Desde el puerto
ya no aparezcas,
y si vuelves al puerto recuerda que
así me encontrarás, envuelta en agua de sal.







 

 






XD Agradecimientos:
“Existe al menos un rincón del universo
que con toda seguridad
puedes mejorar, y eres tú mismo”
(eso es de Huxley) o_O
Weeee Mi obra maestra!
Lo logré, lo logré
Gracias Vero, sin ti hubiese quedado vacía la composición
y gracias a la persona que me inspiró y a la que le dedico esto n_n ya que me enseñó ver las estrellas con los ojos cerrados...
Y a Aby y Bony y a Nara por ser mis amigas
Y a Juan y Angélica que me demostraron que los libros jamás nos abandonan wuju!
weeee
Este cosa lo voy a agregar a la cofcof