viernes, 30 de junio de 2017

Verano



El aire viene y va pero siempre me trae tu voz...


El verano me trajo muchas sorpresas, pero creo que el momento más especial fue haber visto con mis propios ojos Tulum. Ha sido especialmente especial porque así lo imaginaba, estaba completamente en paz, relajada y feliz.

Al sentir la brisa marina, de aquel paisaje sólo imaginé una sola cosa en mi mente: quiero ser parte de esas olas.

Y me sumergí en aquella playa, el agua estaba suave, el sol estaba en su esplendor y las olas golpeaban tan fuerte como sentía mi corazón latir.

Sin lugar a dudas volveré, pero creo que el motivo para escribir esto es para recordarme que tengo dos asuntos pendientes en cuestión de viajes: tengo que conocer a toda costa Salto Ángel y Machu Picchu. Ese ha sido el plan desde el inicio, y aunque Tulum fue el bonus, siento que aún así puedo irme completamente en paz.


Él

Bueno, eso es el preliminar, la cosa es que hace unos días en twitter he estado escribiendo sobre un personaje en especial. 
Si alguien me puede hacer entender por qué un joven que ama los cactus tanto o más que yo no me ha dado un putazo por zorra, se los agradecería mucho.

Aunque haré un comentario al respecto:

Es la primera persona que me causa algo que no llego a entender, me causa confusión y felicidad, es como estar en un lugar en el que no deseas estar pero que deseabas conocer.

Fui al hotel Live Aqua en Cancún y ahí me di cuenta que puedo engañarme de formas muy cabronas.

De repente tenía todo lo que soñaba esa chica de secundaria, pero estaba algo ida, tal vez faltaba algo importante, estaba totalmente realizada pero algo no encajaba en mi felicidad y es que tenía a un hombre que dice amarme, libertad, dinero, bienestar...

Pero algo no encajaba y literal, como la canción de La Oreja de Van Gogh, "las estrellas de un hotel no dan calor".

Y es tan cierto, puedes estar en marte, hasta te pueden bajar la luna pero sólo hay un lugar en el que más desearías estar en el mundo. Y es que el único lugar en el que me he sentido totalmente feliz ha sido tanto en Tulum como en la vocacional, en esos días cuando salía con mis amigos y amigas después de un día de clases normal.

Eso era para mí felicidad.

Al menos para mí estoy en constante cambio, eso es: evolución...


Y sé que esos sentimientos cambiarán progresivamente, aún así puedo aceptar abiertamente que lo quiero.




Agradezco a la vida por ponerme en este momento tan especial de la tierra.


La pasión

Cuando era niña solía llevar ventaja sobre mis primos, tenía habilidad para trepar, correr, ganar básicamente, pero algo sucedió y esa forma de arrojarse al vacío me asusta. En cambio Carlos cambió radicalmente a lo contrario, él sin pensarlo se arrojaba al vacío mientras que yo tenía miedo, y aunque logré hacerlo, juro que llegará el momento en el que no tema.


Y es que esta vida se termina y sé como voy a acabarla.


Y yo nunca fallo.



Y bueno, el verano literalmente me trajo un dulce sabor de boca (y eso que aún inicia), me dio un amor no correspondido, literalmente estaba tirada en un sofá frente al ventilador, lancé mi vida al mar y bueno fueron unas hermosas vacaciones, vi cosas extraordinarias y volví a saber de las personas que quería.

Aunque ahora toca lo más difícil y es dejar a algunas de ellas. Aunque sobre él no estoy muy segura aún de hacerlo, pues respeto las decisiones de alejamiento.


El problema es que es tarde y quiero volver a verlo.

Aunque nadie lo entienda.

Volver a estar tan cerca...












Y puedo decir que "Nos fuimos a Cancún" y viví las noches que no mueren...