domingo, 15 de octubre de 2017

Mi planeta imaginario de color rosa

Los últimos días han sido terribles.
El jueves tuve la experiencia (que no había pasado en 6 años) de ponerme a llorar por horas. Y bueno, si estás aquí y/o recibiste mi mensaje o has hablado conmigo en las últimas horas, sabrás lo que pasó.


No hace falta entrar en detalles pero, he recibido el apoyo de muchas personas tanto cercanas, como desconocidas. Pero saben algo, no creo en sus palabras...

-Eres muy joven para llorar así por alguien...
-Pero estás bien guapa, ¿cómo puedes estar así por alguien?
-Tranquila, ya regresará... Los hombres somos pendejos.
-¡Agradece que no pasó a mayores y no te haya dejado embarazada!
-Eres una mujer fuerte...
-Eres creativa, inteligente, constante y muy buena persona...
-Eres libre

-Ya llegará alguien que te valore...


Y muchas frases más.

Pero:

Si todo eso fuera cierto, ninguno de mis exnovios me hubiera terminado. El primero me dejó el día de la graduación y me ignoró cuando todo acabó, el segundo embarazó a mi mejor amiga, el tercero me confesó que era gay, del cuarto es probable que ya sepan toda la historia porque fue el que hasta hace tiempo el que más me afectó, el quinto me dejó por andar en el desmadre y el sexto y reciente...

No chicas y chicos, si fuera todo eso que dicen que soy yo no tendría que pasar por esto. Soy vulnerable, sensible, iracunda y muchas cosas que no me gustaría decirles. Tampoco es que desvalorice su apoyo, al contrario, sólo que no es eso lo que me hace falta y a continuación les explicaré.

Si escucho que soy algo que no soy, me hacen pensar en algo sin objetivo, sin razón, sin fundamento. Y qué mal que no me digan la verdad puesto que me conozco y sé lo difícil que es decir la verdad a alguien que está destrozado, pero prefiero mil veces que me digan que no soy lo suficientemente buena para aquellos, que escuchar mentiras, (aunque sé que ellos han sido completos patanes de mierda y en todo caso los elijo mal).

Y es que es ese el problema principal. Carlos fue el que más pintó de rosa mi mundo. El mundo que ya había afrontado de mala manera sola, el mundo de: tus padres casi se matan entre ellos, tu familia ni en cuadro te quiere ver, estás lejos de tus amigas, tus calificaciones están de la mierda (en una escuela que odias), el mundo de "esa chica se vería bien si se arreglará más"...

Sí, ese mundo Carlos lo pintó de rosa, me inventó un planeta imaginario, y todo pasó tan rápido que no llegué a darme cuenta de que en realidad seguía en ese mundo, sin solucionar nada. Me apoyé tanto en promesas de que todo mejoraría que nunca me di a la molestia de sentarme y reflexionar sobre ¿Si esto se extiende y no acaba bien de qué manera solucionar lo que ya cargaba?

Y es que antes, al cuarto sujeto, le dije parte de ese miedo, porque era consciente de que iba a suceder, pero era tanta la esperanza que prefería ignorarlo y seguir en mi burbuja. Y es que al cuarto le dije que Carlos en el futuro sería quien acabaría conmigo.

Y así fue.

Pero jamás me puse a ver las consecuencias de tenerlo tanto tiempo en mi vida sin un segundo plan. ¡Empezaba a cambiar tanto que por primera vez creí que tal vez si había algo diferente!

Y sin duda la caída será uno de las peores dificultades que voy a llevar cargando los próximos años de mi vida y lo digo como hecho pues les aseguro que después de tanto a Carlos no le ví tanta seguridad en una decisión.

"Ya no te amo y no te veo en mi futuro"


Creo que de todas las personas que conozco ha sido lo más duro y directo que me ha dicho alguien. Por eso estoy segura que es cierto. Y es que fue tan directo que dejó bien claro con esa frase que no hay esperanza, no fue como los demás que sí la dejaron (sí, incluso el tercero, e incluso si no mal recuerdo todos reaparecieron en un momento dado). Y eso es lo que todos me infunden al decirme semejantes barbaridades: esperanza...

Eso me parte el corazón.


No me gusta que me mientan, pero si Carlos me abrazara, me besara, se acostara a dormir conmigo, me cantara al oído e imagino que seguimos en un lugar lejos de todo volviendo a hacer planes, sé que ese planeta imaginario que él creó exclusivamente para mí de verdad existe y eso es terrible pues nunca en la vida volverá a pasar por mucho que lo deseé con todas las fuerzas que me quedan.

Y por eso les ruego por el amor de Dios que no me mientan, porque ya estoy en el mundo real y más que mentiras necesito cabeza fria para tomar buenas decisiones. Estoy totalmente perdida y no sé por dónde avanzar. Es como estar ciega en una barca en medio del mar.



En fin.



Gracias por su atención y su apoyo.
















"Tan guapa" empieza a tener sentido, Xabi es un jodido genio... Sin duda si llegara a tener un hijo y una hija a él le llamaría Carlos Xabier y a ella Paula Ushio, pero pensar en eso solo empeora mis emociones...








martes, 10 de octubre de 2017

Verdadero amor

Esta entrada será un homenaje a la persona más especial de mi vida: Verónica.

¿Qué se imaginan cuando dicen amor?

Puede ser a alguien o una cosa. No lo sabemos aunque seguro pensamos en algo. Pero... ¿Qué tal si digo amor verdadero?

Mi siguiente lista es lo más cercano a amor verdadero que he tenido el valor de sentir, ver, vivir...
Es corta, pero la extenderé después...


  1. Las veces que he necesitado a mis amigas, ellas siempre han estado ahí para mi. Especialmente Vero.
  2. La persona anónima que comentó algunas de mis entradas de este blog.
  3. La primera vez que abracé a Leire de La Oreja de Van Gogh. Estoy segura que ella no me quería soltar.
  4. Cuando mi perrito era cachorro y solo podía dormir en mis piernitas.
  5. Una vez iba llorando (***) y una chica en Reforma me vió y me abrazó.
  6. Asael viéndome desde el otro lado del andén antes de echarme a correr de nuevo y no volver a verlo nunca más, lo agregué porque nadie me ha seguido y menos cuando estoy bastante mal.


Y para ti, ¿Cuales han sido los momentos en los que has experimentado verdadero amor?





jueves, 5 de octubre de 2017

Sí, es para tí



Una mañana comencé a hablarte, ese día me senté a tu lado y fui lo suficientemente valiente para acercarme más.

Tu mirada me enciende como nadie lo ha hecho nunca.

Aquella figura tuya. Aquellos ojos rasgados, esos labios, tu cabello quebrado, la forma en que escuchas y piensas en los errores de los demás pero no les dices nada.

Lo dejas fluir, los dejas vivir.

A veces pienso que fue una bendición encontrarte. ¿De qué otra manera puedo entender que mi vida volvió a cerrar un ciclo, si no fue en el momento en el que me miraste y sonreíste?

Cada vez que te acercabas a mi, yo lo negaba con todas mis fuerzas. Cuando tus ojos me miraban a lo lejos y me observaban con fijeza, como si no existiera un mañana, esa mirada me pegó como un huracán, huracán que veía bajo tus lentes.

Luego pasó lo impensable, tú fuiste quien más se acercó a mí. Mientras yo pensaba en un mañana desolador, lo destrozabas por un futuro lleno de luz. Me hiciste ver una forma de interpretaciones especiales que dejé de tomar en cuenta en el momento en que varias personas me hicieron esa tipa que hoy se derrite por ti y que ahora gracias a ti puede ver una vez más los nidos de los pájaros, las flores escondidas en la ciudad, puede leer libros una vez más, puede abrir los ojos a lo hermoso del universo al que alguna vez le tuve mucho miedo.

Veía tus ojos a través del campo lleno de jóvenes. Y tú me mirabas a lo lejos con la misma intensidad. 

Buscaba tu mirada y la encontré fija en mi, más que un regalo es una canción en formas de latidos de mi corazón.

El día en que te dije lo que sentí, pude desquitar todas mis frustraciones, pude sonreír, pude llorar, pude volver a sentir eso llamado pasión.

Mi querido, no tienes idea de las emociones que me causaste, ojalá fuera más lista, preciosa y única para que valiera algo para ti, porque esa es mi facultad, no tengo ni idea de lo que sientes.

Ojalá pudiera decírtelo en persona. Pero más rechazos no puedo tolerar. Mi vida se desvanece por ti, y a la vez vuelvo a vivir.


Sentados contemplando lo verde, las nubes, sentir el calor o la lluvia, eso no importa, porque compartir un trozo de mí para ti... Sí lo entiendo... es por eso por lo que Dios me trajo aquí.

Si tuve que pasar una vida sin entender los cómos y por qués, es ahora que ya está claro y es que diste el sentido que no encontraba a todo.

Una ocasión para contemplarte, para verte sonrojado, para verte reír, un evento para pasar unos segundos a tu lado y que me vuelvas a abrazar con la fuerza de las olas del mar.








Tiraría mi vida al mar para poder soñarte la muerte entera.


Me encargaré de darte todo el amor que a una persona se le puede dar platónicamente.

Y si llegas a aparecer por aquí, por favor acepta la luna...

Por siempre tuya.

Mary