martes, 17 de julio de 2018

La bebé


Hace rato en mi viaje en el metro vi a una mujer agarrar de los cabellos a su hija (que tendría unos 3 años) y no solo eso, le daba bofetadas y la pellizcaba. Al principio pensé que era para despertarla porque estaba sudando horrible y estaba en el suelo. Su carita parecia un jitomate. Llegué a la conclusión  de que esa bebé se había desmayado y la madre la estaba reanimando.

Pero... No.

Me sentí tan mal que quería cargar a esa niña y protegerla porque me di cuenta que a esa mujer le hacía sentir bien golpear a su hija.

Lo peor es que no podía hacer nada.

Aún recuerdo todo lo que me hizo pasar mi madre. Nunca en mi vida me sentí tan sensible para ver ese acto inhumano provocado en manos de una señora que no era mi madre... Y a centímetros de mis pies.

Me he quedado de piedra.

Lo único que hice fue agacharme y con todas las fuerzas mentales que me quedaban puse a la niña sobre mi mochila, que por cierto la mochila medía más que ella. Y como si estuviera en una nube se quedó recostada. Reaccionó por un momento y abrazó mi mochila como si fuera su cobertor.